new

«Lote 8». Diego Woolrich, Finca Sinaí. Oaxaca

$270.00 $540.00
Diego Woolrich, un productor que siempre está en los primeros lugares del certamen Taza de Excelencia, nos permite deleitarnos con un café que muestra la mano de la experiencia.
Lograr un café complejo en atributos, con una marcada intensidad, mediante procesos de fermentación no aptos para novicios, y con una limpieza que remite a lo cristalino, es el gran merito de esta finca oaxaqueña.
El «lote 8» bien pudo haber sido el ganador del 5º lugar obtenido este año en taza de excelencia, que el productor ganó con su geisha. Sin embargo, las grandes empresas llevan su tiempo, y este café dedició tomarse más días de secado para saberse completo y pleno.
Las variedades Typica y Mundo Novo recibieron una primera fermentación tipo aeróbica por 3 noches.
Posteriormente, una fermentación tipo maceración carbónica continuó trabajando en favor de los atributos de este café.
En su proceso de secado, las cerezas se expusieron a sol directo por 2 días, después pasaron 10 días más bajo malla sombra del 50% y finalmente lograron la uniformidad después de 20 días en camas tipo africanas con malla sombra al 90%.
Un café que muestra su personalidad por sí solo. Un café que sorprenderá a iniciados, a fanáticos y profesionales del buen café.
new

«Terruño». Natural de Alan Sánchez, Corazón de la Montaña.

$290.00 $580.00

Este café fue llamado «Piloto» por el producto, Alan Sánchez. Y es que con este café han iniciado, con el pie derecho, las fermentaciones para ofertar cafés diferenciados.

Que un café «piloto» tenga esta calidad, no deja más que esperar un futuro exitoso de esta finca.

Con una fermentación de 140hrs, este natural de Veracruz nos sorprende por su dulzor, su notas a cacao muy agradables.

Antes de la ferementación, el productor puso énfasis en cortar cuando sus cerezas alcanzacen los 22º brix y garantizar esos azucares responsables de este meloso y vivo sabor. Su secado fue por 60 días bajo sombra. Un secado bastante largo sin duda, y que puso a prueba, en este proceso «piloto», el buen entendimiento de las fermentaciones que tiene este productor.

Nosotros hemos decidido llamarle «Terruño» debido que para la finca y productor, el terruño ha sido clave para lograr este gran café. Para ellos hay más que un terruño:

Un terruño que remite al suelo, a la variedad, a sus nobles bacterias y a todo su ecosistema.

Un terruño que también es social, humano, a sus prácticas y procesos, a su cultivo, a las personas.

Y un terruño téorico, sostenido por la investigación, los datos, los experimentos y sus resultados.

Bebe este café y comprueba a qué sabe el terruño.